"Art is the only serious thing in the world. And the artist is the only person who is never serious" Oscar Wilde.



"Haz lo necesario, después todo lo posible, y así conseguirás hasta lo imposible" San Francisco de Asís


jueves, 12 de octubre de 2017

Enmarcando un recuerdo

Hola a todos y muchas felicidades en el día de nuestra Fiesta Nacional! Y por supuesto muchas felicidades a todas aquellas que lleváis el precioso nombre de Pilar. Espero que estéis pasando un día estupendo.

Como ya os comenté, este verano estuve unos días en Roma, y de allí me traje un pequeño recuerdo, con el que he realizado el trabajo que os quiero mostrar hoy:


Se trata de una inicial de madera, decorada con un simpático "Pinocchio", que compré en la tienda "Bartolucci". Es este un negocio que data de 1936, cuando esta familia de artesanos de la madera se dedicaba principalmente a la fabricación de acordeones. Más tarde, en 1981, Francesco (uno de los hijos) empezó una nueva aventura realizando su primer Pinocho de madera; desde entonces no ha parado de trabajar, para ofrecernos los más variados objetos decorativos (relojes, marcos, preciosas figuras...) que hacen las delicias tanto de niños como de adultos.

Todas sus tiendas tienen una atmósfera mágica; el olor de la madera, la iluminación, los cientos de muñecos que te rodean...todo ello consigue que por unos preciosos momentos vuelvas atrás en el tiempo, para sentirte de nuevo como un niño. 

Ya de camino al "Panteón" me encontré con una de ellas:


Sin embargo, la más famosa de Roma es la que se encuentra en la "Via dei Pastini, 96-98-99" (muy cerca de la "Fontana di Trevi"), siempre repleta de gente curioseando, comprando y haciéndose fotos con el protagonista (dicen que trae suerte tocarle la nariz jejejej)





Como véis es una auténtica belleza, por lo que, si tenéis oportunidad, os recomiendo que no dejéis de visitarla. 
Si queréis saber más sobre su historia, productos y tiendas podéis acceder a su página web: www.bartolucci.com  donde encontraréis incluso una tienda online. 

Y también aprovecho para recordaros que en Madrid tenemos una de sus tiendas, concretamente en la C/Mayor nº 78 :


Pues bien, como os decía, de allí me traje un pequeño recuerdo, una inicial, que inmediatamente pensé en colocar en un marco de madera tallada que tengo en casa desde hace varios años:



La realización ha sido muy sencilla, tan sólo he utilizado un cartón pluma que trae en una de sus caras papel autoadhesivo, recortándolo con un bisturí a la medida interior del marco (de esta forma consigo que quede adelantado). A continuación busqué entre mis papeles de scrap alguno que tuviese los mismos tonos del muñeco, eligiendo uno de rayas con un aire bastante infantil. Lo recorté a la misma medida y lo pegué sobre el adhesivo del cartón. El paso final fue colocar la inicial, para lo que utilicé cinta adhesiva de doble cara.

Como véis es sencillísimo, y lo cierto es que me gusta mucho el resultado final. Qué os parece?




Y para colocarlo, qué mejor sitio que la habitación de las muñecas? No hay duda de que entre ellas aporta un toque de lo más luminoso y divertido ☺


Bueno, pues esto es todo lo que os quería mostrar hoy. Espero que os haya gustado!

Me despido dando la bienvenida a los nuevos seguidores, y como siempre agradeciendo de corazón todas vuestras visitas y cariñosos comentarios, que ya sabéis son el motor de este pequeño rincón. 

Espero que sigáis disfrutando de este día festivo, y si hacéis puente, de este largo fin de semana.

Un Abrazo y Sed Felices!



sábado, 30 de septiembre de 2017

"Godina" de Famosa

Hola a todos! Cómo estáis? Supongo que disfrutando del "veranillo de San Miguel" que como cada año ha llegado puntual a su cita. Por el momento sigo dedicando algo de tiempo a mi colección de muñecas, pues últimamente la he tenido bastante abandonada, y hoy os quiero mostrar una que ha llegado a mis manos de forma bastante inesperada.

Como todos sabéis la juguetera más célebre de España es "Famosa" (Fábricas Agrupadas de Muñecas de Onil, S.A.), sí, aquella cuyas muñecas se dirigían cada año al "Portal de Belén", haciendo nuestras delicias cuando eramos niños ☺

Pues bien, en el año 1963, decidió lanzar al mercado un muñeco de línea bebé, llamado "Godín". De 45 centímetros de altura, cuerpo de plástico duro y manos articuladas. La cabeza era de vinilo, con ojos durmientes y llamativas pestañas de una sola pieza.


Con los años, estos primeros modelos fueron evolucionando, y así en 1971, "Godín" pasa a medir 34 centímetros y a estar fabricado todo en vinilo. Sus ojos son durmientes, de los llamados "margarita", y si se les apretaba la tripita sonaba un pito ☺. 

Ya en el Catálogo de Famosa de 1974 encontramos a "Godina" (la versión femenina del bebé) y tanto a "Godín" como a "Godina" negritos. Los podemos encontrar en venta con accesorios, o bien individualmente (surtidos).

1974

1976

1980

Pues bien, como os decía aquí está mi "Godina", llegada a casa sin esperarla, en perfectas condiciones y con su vestidito original. Tan sólo ha necesitado una sesión de peluquería, y colocar un lazo nuevo en su traje para lucir así de bonita:






Bueno pues esto es todo lo que os quería mostrar hoy, espero que os haya gustado. Me despido como siempre dando la bienvenida a los nuevos seguidores, y agradeciendo de corazón todas vuestras visitas y cariñosos comentarios. 

Espero que tengáis todos una buena semana.

Un Abrazo y Sed Felices!




miércoles, 20 de septiembre de 2017

La casita de los dedales

Hola a todos! Qué tal estáis? Llegó el momento de decir adiós al verano y dar la bienvenida a una de las estaciones más evocadoras del año, el otoño. Aquella en la que los bosques empiezan a adquirir esos hermosos tonos cobrizos, las hojas comienzan a caer, el aire llega cargado del agradable aroma de la lluvia...
Y es que en otoño, además de salir a pasear nos va apeteciendo quedarnos en casa calentitos, para retomar los pinceles y demás útiles de trabajo.

Desde hace un tiempo, tengo la costumbre de traerme a casa un dedal como recuerdo de los diferentes sitios que voy visitando. Lo cierto es que son cada día más artísticos y originales; además de los tradicionales de porcelana, me han sorprendido los que tienen forma de tetera, lechera, botijo... El caso es que me apetecía tenerlos expuestos todos juntos, así que, como os decía, aprovechando el fesquito me puse manos a la obra, y este ha sido el resultado: mi "casita de los dedales" . 


Hace ya un par de años que paseando por las tiendas de telas del centro de Madrid, encontré una en la que estaban liquidando diversos objetos de decoración. Entre ellos estaban unas casitas de madera, que de inmediato me trajeron a la mente aquella que me regalara mi abuela y que conservo desde niña (cuya restauración podéis ver aquí ). 

No eran de muy buena calidad, pero con algunos arreglitos seguro que podía quedar algo muy resultón, de modo que por sólo un eurito me la traje a casa jejejej. 


Y allí había permanecido, en el cajón de "trabajos pendientes", hasta que la semana pasada la rescaté para empezar a trabajar. El primer paso consistió en separar la parte trasera, quitando todos los clavitos con mucho cuidado. En segundo lugar un buen lijado, para conseguir superficies suaves y uniformes. 


Ahora empezamos a decorar. Para la parte trasera quería conseguir un tono cercano al de la pared sobre la que iba a ir colgada, de modo que mezclé pintura de tiza "blanco rústico" con unas gotitas de acrílico en tonos "siena" y "nude". De esta manera puedo pintar perfectamente sin tener que aplicar ninguna imprimación.

Mientras secaba, pinté toda la casita con el mismo tono "blanco rústico", lijando suavemente entre mano y mano. En la última, intensifiqué el lijado en algunas zonas, esquinas, base... con el fin de dejar ver la madera original y conseguir así ese efecto decapado que tanto me gusta. Cuando todo estuvo bien seco, apliqué un par de capas de cera en crema de "Americana Decor".

Bueno, volvamos a la parte trasera. Tenía ya la pintura completamente seca, de modo que lo que hice fue aplicar sobre ella, mediante la técnica del "decoupage", un papel de arroz decorado con letras antiguas, que ya he utilizado en otros trabajos, y que me encanta porque contribuye a ese estilo "shabby" y romántico por el que sabéis que tengo especial debilidad.

Ya sólo faltaba esperar a que secase bien la cola de "decoupage" (que a su vez hace las veces de barniz protector) y volver a colocar los clavitos con sumo cuidado, pues la superficie de unión es muy pequeña. Colocamos un triángulo para colgarla y la tenemos lista para colocar nuestros dedales:




Precisamente porque me recuerda mucho a  mi infancia, tenía claro que la iba a coocar en la habitación en la que están mis muñecas, y en la que paso ratitos muy agradables cosiendo, leyendo...Lo cierto es que los tonos combinan a la perfección con las paredes, el resto del mobiliario... 
Me gusta mucho el resultado final, qué opináis?



Bueno, pues esto es todo lo que os quería mostrar hoy. Espero que os haya gustado! 

Me despido como siempre dando la bienvenida a los nuevos seguidores, que espero se sientan por aquí como en su casa. Del mismo modo quiero agradecer todas vuestras visitas y cariñosos comentarios, que como siempre digo, son el motor de este pequeño rincón. Os deseo a todos un buen fin de semana!

Un Abrazo y Sed Felices!



jueves, 14 de septiembre de 2017

KEATS-SHELLEY MEMORIAL HOUSE (ROMA)

Hola a todos! Qué tal estáis? Poco a poco el verano nos dice adiós, de modo que espero que hayáis disfrutado mucho de vuestro descanso y recargado bien las pilas para comenzar un nuevo "curso" que sin duda nos planteará interesantes desafíos. En mi caso, de vuelta ya de unas estupendas "Vacaciones en Roma" (aunque debo decir que eché de menos a Gregory Peck jejejej), con el espíritu renovado y las maletas cargadas de recuerdos e historias para compartir.

Si existe un lugar en Roma especialmente concurrido, esa es sin duda la "Piazza di Spagna", con su famosa escalinata coronada por la "Iglesia de la Trinità dei Monti" y en cuya base se encuentra la célebre "Fontana della Barcaccia" de Bernini.

Pues bien, allí, en el número 26, se encuentra una pequeña "casa-museo" dedicada a la vida y obra de los poetas ingleses que aquí se establecieron durante ese periodo de gloriosa exaltación conocido como "Romanticismo". Se trata de la "Keats-Shelley House", y como podréis imaginar, de una visita obligada para los que amamos la literatura y la poesía en general, y muy especialmente las obras de los grandes autores "románticos". 



En Noviembre de 1820, John Keats, diagnosticado de tuberculosis, llega a Roma en busca de un clima más cálido y beneficioso para su maltrecha salud. Viaja acompañado por su amigo, el retratista Joseph Severn, quien cuidará de él hasta su muerte. Ambos se instalan en un sencillo apartamento de tres habitaciones, en el número 26 de la Plaza de España. Allí vivirá el poeta sus últimos meses, y allí morirá el 23 de Febrero de 1821.

En 1906 otro poeta, esta vez americano, se animó a bajar las escalinatas de la Plaza de España pues sentía curiosidad por conocer el lugar en el que había muerto Keats. Se trataba de Robert Underwood Johnson, quien, comprobando el deplorable estado de la casa, decidió reunir a una docena de literatos americanos residentes en Roma, a un prominente poeta y diplomático inglés llamado Rennell Rodd, y a sus esposas. Juntos iniciaron una campaña para recaudar fondos con los que comprar y rehabilitar la casa, y crear un espacio museístico repleto de tesoros: manuscritos, pinturas, esculturas y una extraordinaria biblioteca. 

Finalmente la casa fue adquirida en Diciembre de 1906, e inaugurada oficialmente por el mismísimo rey Vittorio Emanuele III el 3 de Abril de 1909. Durante la II Guerra Mundial, con el fin de proteger su valioso contenido, se retiraron todas las placas del exterior, y el edificio pasó inadvertido, convirtiéndose en uno más de la plaza; unos 8000 volúmenes fueron retirados de la biblioteca y enviados a la Abadía de Montecassino. Tras la victoria de los aliados, la casa volvió a abrir en Junio de 1944, y libros, pinturas y manuscritos, fueron recolocados bajo la atenta mirada de los embajadores británico y americano.

Bueno, pues después de esta introducción espero haber despertado un poquito vuestra curiosidad y que os apetezca acompañarme a visitarla, de modo que vamos allá!


Como os decía, hay pocos lugares en el mundo más visitados que la Plaza de España de Roma. Por ella han pasado y en ella han vivido músicos, poetas, arquitectos, pintores... Y así, mientras ascendemos al primer piso, podemos detenernos a contemplar dónde y cuándo se alojaron los más famosos residentes británicos y americanos: Tobias Smollett, George Eliot, Johann Wolfgang von Goethe, Samuel Taylor Coleridge, Percy Bysshe Shelley, Lord Byron, Robert y Elizabeth Barrett Browning, Henry James, Edith Wharton, Oscar Wilde y James Joyce. Os imagináis lo que sería coexistir con todos ellos? Sin ninguna duda un sueño hecho realidad...


Llegamos a la primera planta donde encontramos la taquilla y la tienda de recuerdos, y a medida que vamos ascendiendo al segundo piso, en el que se encuentra el que fuese apartamento del  poeta, podemos contemplar los retratos de algunos de los grandes románticos ingleses, como Robert Browning (autor del famoso "Flautista de Hamelin") o Lord Byron, así como algunas escenas "exóticas" tan del gusto de dicho movimiento artístico.




Por su parte, la casa se ha pretendido conservar con un aspecto prácticamente igual al que tenía en el siglo XIX. La habitación principal es hoy el gran salón, que sin embargo en vida de Keats estaba dividido en dos apartamentos por una cortina: uno ocupado por el ama de llaves, Anna Angeletti, mientras que el otro, con tres habitaciones que daban a la Plaza de España, era ocupado por Keats y Severn.

Presiden el salón (como no podía ser de otro modo) las pinturas de Joseph Severn como el "Retrato póstumo de Shelley en las termas de Caracalla", así como un espectacular óleo de Lord Byron, y sendos bustos de John Keats y Percy B. Shelley. Junto a ellos encontramos algunas reliquias (mechones del cabello de Keats de niño a adulto...), objetos personales, manuscritos y correspondencia (incluyendo cartas firmadas por el propio Goethe o el mísmisimo Oscar Wilde). 

Tenéis que perdonar la calidad de las fotos pues no estaba permitido el uso del "flash"; no obstante si pincháis sobre ellas adquieren su tamaño original, lo que os permitirá apreciar mejor los detalles.






Pero sin duda el mayor tesoro del museo lo constituye su espectacular biblioteca. Compuesta por más de ocho mil volúmenes, fue creada por Harry Nelson Gay según sus propias palabras: "a lo largo de muchos y felices años, empleados en la recopilación de libros y publicaciones dedicados a Keats, Shelley, Byron y Leigh Hunt".

En ella podemos encontrar prácticamente todo lo escrito durante el siglo XIX y principios del XX, por y para la segunda generación de "Románticos", incluyendo numerosas y valiosísimas primeras ediciones entre las que destacan: "Keats’s Poems" (1817), "Endymion and Lamia", "Isabella", "The Eve of St. Agnes and Other Poems", así como las obras de Shelley "Adonais", "Alastor", "Prometheus Unbound" y sus "Posthumous Poems" (1824). 

Junto a los tres poetas citados, encontramos obras de algunos de los más influyentes escritores de la época como William Hazlitt, Leigh Hunt, William Godwin y Thomas Lovell Beddoes, así como una importante colección de libros de historia y de viajes (tan del gusto de los ingleses). Finalmente, la biblioteca se ve enriquecida periódicamente con numerosas obras de investigación sobre el "Romanticismo" y sus autores, análisis de sus primeros trabajos, publicaciones en prensa, etc. Un lugar, sin duda, en el que uno desearía perderse sin tener para nada en cuenta el paso del tiempo...










La última habitación de la casa es una pequeña y luminosa estancia, con vistas a la Plaza de España, en la que el poeta pasaría sus últimos días y en la que moría como hemos dicho, el 23 de Febrero de 1821. 


Si bien los muebles originales fueron quemados siguiendo las normas de la época para evitar la propagación de la enfermedad, la habitación ha sido restaurada con la mayor fidelidad posible (incluso una nota sobre la cama nos recuerda la antigüedad de los tejidos empleados y nos pide que nos abstengamos de sentarnos sobre ella), albergando algunos de los retratos de su amigo Severn (incluso aquel que muestra ya la terrible agonía en el rostro del poeta), objetos personales, manuscritos y su impresionante máscara mortuoria.


Incluso, si nos esforzamos un poco, entre el coro de voces que gritan y ríen en múltiples lenguas allá en la Plaza, podemos escuchar el murmullo del agua de la popular "barcaza" de Bernini; aquel que, según cuentan, inspirase al torturado poeta su célebre epitafio: "Aquí yace alguien cuyo nombre fue escrito en el agua". 

Y ya sea por la conmovedora sencillez de ese dormitorio, por la sublime exaltación del hombre y sus pasiones que late en cada una de las páginas que encierran las vitrinas y estanterías del salón, por el inmenso silencio que nos rodea en contraste con el bullicio despreocupado del exterior, no puede uno dejar de sentirse invadido por la melancolía, aquella que habita con la belleza, con la alegría y con el doliente placer; aquella melancolía a la que Keats dedicase su bellísima oda:

Ode on Melancholy
BY JOHN KEATS
No, no, go not to Lethe, neither twist 
       Wolf's-bane, tight-rooted, for its poisonous wine; 
Nor suffer thy pale forehead to be kiss'd 
       By nightshade, ruby grape of Proserpine; 
               Make not your rosary of yew-berries, 
       Nor let the beetle, nor the death-moth be 
               Your mournful Psyche, nor the downy owl 
A partner in your sorrow's mysteries; 
       For shade to shade will come too drowsily, 
               And drown the wakeful anguish of the soul. 

But when the melancholy fit shall fall 
       Sudden from heaven like a weeping cloud, 
That fosters the droop-headed flowers all, 
       And hides the green hill in an April shroud; 
Then glut thy sorrow on a morning rose, 
       Or on the rainbow of the salt sand-wave, 
               Or on the wealth of globed peonies; 
Or if thy mistress some rich anger shows, 
       Emprison her soft hand, and let her rave, 
               And feed deep, deep upon her peerless eyes. 

She dwells with Beauty—Beauty that must die; 
       And Joy, whose hand is ever at his lips 
Bidding adieu; and aching Pleasure nigh, 
       Turning to poison while the bee-mouth sips: 
Ay, in the very temple of Delight 
       Veil'd Melancholy has her sovran shrine, 
               Though seen of none save him whose strenuous tongue 
       Can burst Joy's grape against his palate fine; 
His soul shalt taste the sadness of her might, 
               And be among her cloudy trophies hung. 


Bueno, pues esto es todo lo que os quería mostrar hoy; espero que os haya podido resultar interesante. 

Sin más me despido, dando la bienvenida a los nuevos seguidores, que espero pasen por aquí ratitos muy agradables. Del mismo modo, quiero agradecer todas vuestras visitas, y que dediquéis un poquito de vuestro tiempo a dejar algún comentario, idea o sugerencia, que como siempre digo son el motor de este pequeño rincón. 

Os deseo a todos un feliz fin de semana y aquellos que aún tengáis la suerte de disfrutar de vacaciones no os olvidéis de aprovecharlas al máximo ☺

Un Abrazo y Sed Felices!




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...